25/06/19 Fiesta infantil anual

Al igual que hemos vivido el momento mas triste de nuestra expedición, ese mismo día hemos compartido unas de las mejores horas de nuestras vidas.
¿Porqué? La respuesta es bien sencilla, hoy hemos podido repetir la experiencia de observar la felicidad que trasmiten nuestra crianza por el solo hecho de poder tener una comida completa y eso es una cosa que no tiene precio.
Para algunos compañeros ha sido una primera vez y para otros no, pero para todos ha sido una experiencia inolvidable.
Gracias pequeños, obrigado crianças. Nos habéis dado una lección de felicidad, pues no siempre lo mas ostentoso ni lo mas caro, es lo mas valioso.

 

 

 

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *