12/06/19 Día Mundial contra el Trabajo Infantil

Hoy toca informar y recordar. Como cada 12 de junio desde el 2002, se celebra en todo el mundo el Día Mundial contra el Trabajo Infantil (proclamado por la Organización Internacional del Trabajo) para concentrar la atención en el problema que supone en todo el mundo el trabajo infantil e intentar erradicarlo.
Hay algunas cifras muy preocupantes. En todo el mundo se estima que 168 millones de niños de entre 5 y 17 años están ocupados en la producción económica. Muchos de ellos en situación peligrosa. La mayoría se concentra en África, donde 1 de cada 5 niños está en esta situación. Muchos de estos niños no van a la escuela, no tienen tiempo para jugar y están mal alimentados. Se les niega la oportunidad de ser niños.
Uno de los principales objetivos de la OIT cuando se fundó en 1919 fue la de abolir el trabajo infantil, adoptando y supervisando los estándares laborales de edad mínima, que debería coincidir con la edad en que cesa la obligatoriedad de ir a la escuela.
El trabajo infantil, prohibido en el derecho internacional, queda comprendido en tres categorías, a saber:
• Las formas peores de trabajo infantil: esclavitud, trata de personas, servidumbre por deudas y otras formas de trabajo forzoso, reclutamiento forzoso de niños para utilizarlos en conflictos armados, prostitución y pornografía, y otras actividades ilícitas.
• Trabajos realizados por niños que no alcanzan la edad mínima especificada para ese tipo de trabajo (según la legislación nacional, de acuerdo con normas internacionalmente aceptadas), y que, por consiguiente, impida probablemente la educación y el pleno desarrollo del niño.
• Un trabajo que ponga en peligro el bienestar físico, mental o moral del niño, ya sea por su propia naturaleza o por las condiciones en que se realiza, y que se denomina trabajo peligroso.
El lema de 2019 es “Los niños no deberían trabajar en el campo sino en sus sueños”. Aunque el trabajo infantil ocurre en todos los sectores de la actividad económica, 7 de cada 10 niños en situación de trabajo infantil, se ocupan en la agricultura.
Ahora una vez más queremos hacer un breve recordatorio. Cada vez que compremos un producto, intentemos pensar como ha sido fabricado, quien ha sido la mano de obra de dicho producto y si esa producción conlleva alguna repercusión en la vida de aquellas pequeñas personas que deberían estar disfrutando de su niñez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *