08/06/18 Testimonio 2

Aquí tenemos otro testimonio de un gran amigo nuestro:

LOS INICIOS DEL PROYECTO  “SAHARA: UNA AGUJA, UN ALIENTO”

Por José Miguel Moreno (Acupuntor y Psicólogo sanitario col.21671)

Rubén, un aventajado alumno de acupuntura en el descanso me relataba su experiencia en los campos de refugiados saharauis. Era por el 2015 y he de confesar que por entonces no sabía ni la distribución política del Sahara ni las condiciones de vida de este pueblo. Sin embargo, me cautivó la idea de viajar allá y le mostré  mi interés por acompañarle en futuras expediciones.

Al poco tiempo la fundación Nepp, organización para la cual colabora Rubén y que dirige el Dr. Jordi Domingo, me invitaron a participar en la experiencia que lo cambió todo. La fundación Nepp creó años atrás el hospital psiquiátrico Massaud Embarec y creyeron oportuno formar a su equipo de psicólogos en el área de auriculoterapia, para tal cosa me ofrecieron esta tarea a la que no pude rechazar.

Una vez en Rabouni, área administrativa saharaui situ cerca de Tindouf – Argelia, inicié la formación a un grupo de siete componentes. Las clases eran amenas a pesar de la dificultad del idioma, mezcla de español y árabe, y de la diferencia de cultura. Acercar la auriculopuntura a un ámbito enel que pudieran sacar provecho me produjo una gran satisfacción.

Durante la estancia y para mi sorpresa me solicitaron pasar consulta de acupuntura a personas que se hallaban por la zona  y así fue. En una sala provisional fui atendiendo con los medios disponibles como buenamente pude. Y en una de estas visitas me comunicaron que estaba tratando al mismísimo ministro de Salud Saharaui, el Sr Mohamed Lamin Daddi. Algo se estaba engendrando.

La clausura de la expedición se celebró con una sencilla comida presidida por el ministro y acompañado por el presidente de la fundación Nepp el Dr. Domingo, el resto de compañeros acompañamos el evento. En esa reunión fue cuando de primera mano tuve el honor de recibir la petición de si estaba dispuesto a introducir la acupuntura en la RASD (República Árabe Saharaui Democrática).  Y ahí empezó este reto…

La fundación Nepp me mostró el camino, me dio y da su confianza, me acercó al pueblo saharaui y una vez allá me dejo fluir. Solo puedo dar las gracias al Dr. Domingo, a Rubén y a todo su equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *